El silencio nos conectaba de una forma que las palabras nunca podrían

El silencio nos conectaba de una forma que las palabras nunca podrían