Nada más triste que una mujer hermosa

Nada más triste que una mujer hermosa aferrada a un pobre imbécil que ni la quiere.

Isaac Navarrete